CERTIFICADO ENERGÉTICO


Desde hace unos años, en el resto de Europa, el certificado energético es un valor para la venta o alquiler de un inmueble. Por ahora, nosotros lo estamos tratando más como un impuesto añadido para el propietario de una vivienda, es obligatorio su presentación en la escritura de compraventa y en el momento de alquilar una vivienda, que como una medida del gasto que pueda tener el uso del piso donde queremos vivir.

Las diferentes calificaciones obtenidas, van a hacer que el consumo de energía de una vivienda varíe enormemente; de esta manera una vivienda que pueda tener en una ciudad como Barcelona, una calificación de D, puede hacernos ahorrar unos 1.000€ anuales respecto a una vivienda que haya obtenido la calificación de G.

De esta forma la tendencia sería que los alquileres y las ventas de las viviendas con peores calificaciones, bajen su precio respecto a los inmuebles con certificados energéticos mejores. Así una inversión por parte del propietario para tener la vivienda con mejor puntuación, puede ser el cambio de la carpintería de aluminio o la compra de una caldera mas eficiencia energética, tendría que hacer que el valor de su inmueble pueda subir, ya sea para el alquiler (el inquilino tendrá menos costos en los consumos) o para la venta (Se podrá diferenciar de otras viviendas con similares características pero con consumos energéticos elevados)

Es cuestión de tiempo... (y ahorro)


7 vistas